Aprender a signar con tu bebé es muy fácil

¡Aprender los signos para bebés es fácil y divertido!


Si piensas que adentrarte en el mundo del Baby Signs es complicarte la vida porque supone tener que aprender todos los signos, con su gramática, como si tuviéramos que comunicarnos con la comunidad no oyente, tranquila. Aprender a signar con tu bebé es muy sencillo, que apenas con pocos signos y de forma muy natural, lo vas a poder introducir en el día a día, en tu vida cotidiana.

No se trata de aprender toda la lengua de signos con su gramática, sino ofrecer una herramienta de comunicación a tu bebé antes de que pueda hablar, aprovechando todos los beneficios que hay gracias a la comunicación temprana.

Hoy quiero compartir contigo las diferencias entre la lengua de signos, el sistema bimodal y el Baby Signs.


Lengua de signos

La comunidad no oyente se comunica con la lengua de signos, aunque también es utilizada por personas oyentes porque les gusta, para poder relacionarse con personas sordas, por integración, por el motivo que sea… Se reconoció como una lengua con su propia estructura gramatical en 2007, y podemos considerar 3 niveles lingüísticos:

  1. Querológico: sería la fonología abstracta, es decir, la forma que adopta la mano al hacer el signo, el espacio que ocupa ya que el significado puede variar según si se hace en un lugar u otro, el movimiento que realiza y los componentes como es la expresión facial.
  2. Léxico: es el significado de los signos.
  3. Morfosintáctico: son las reglas sobre cómo se estructura una frase. Las flexiones que indican personas, números, tiempo, diferencias entre sujeto y objeto, orden de los signos…

El sistema bimodal

Se hace uso de la lengua de signos al mismo tiempo que la lengua oral, la diferencia es que la estructura gramatical la marca la oral. El sistema bimodal ayuda a las personas no oyentes al aprendizaje oral, pero también se utiliza con personas que tienen dificultades en el habla.

El Baby Signs

El objetivo de usar los signos con los bebés es dotarles de una herramienta de comunicación antes de que puedan hablar, con todos los beneficios que aporta. Además, si el bebé se inventa un signo de forma espontánea, lo podemos incorporar.

No se signa todo, sino las palabras principales, y sigue la misma estructura que el sistema bimodal. Por ejemplo, si decimos “¿quieres agua o leche?”, le hacemos la pregunta signando agua y luego leche en el momento que las nombramos.

También se puede hacer uso de la lengua de signos para bebés cuando estos hablan ya que favorece al desarrollo cognitivo, se pueden expresar mejor, es un estímulo para la lectoescritura,…

Es importante que en el momento de hacer el signo se haga en el contexto. Por ejemplo, si estamos paseando por la calle, no le vamos a signar “vamos a la cama”, eso lo haremos justo antes de irnos a la cama.

¿Ahora te parece más fácil? La realidad es que sí lo es. Cuando empieces a ver a tu bebé hacer sus primeros signos, y cómo estos facilitan la comunicación y se crea un vínculo especial, te vas a dar cuenta que aunque hubiese sido más complicado, habría merecido la pena.

¿TE ANIMAS?

COMPARTE!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?