¿Cómo favorecer el desarrollo cognitivo de tu hijo pequeño?

Cuando enseñamos los signos para bebés, tenemos como objetivo principal optar por una comunicación temprana.

Además de poder entenderles, la utilidad del Baby Signs es mucho más profunda y duradera.

Edgar Dale, pedagogo estadounidense, publicó en 1946 el cono de la experiencia. Asociaba la profundidad del aprendizaje a la manera en cómo se adquiría. Cuando el aprendizaje es sentido, vivido, experimentado por el cuerpo, es más eficiente que si se recibe a partir de la lectura o de escuchar a alguien hablar.

Imagen de Lisa Rigoni en Pixabay 

Cuando enseñamos los signos a nuestros bebés, la estimulación les llega por la vía:

  • Visual. Ven el signo, que lo asocian a la palabra, al concepto y al objeto o acción.
  • Auditivo. Oyen el signo, que lo asocian a la palabra, al concepto y al objeto o acción. Es esencial para el desarrollo del lenguaje, y beneficioso para la adquisición de un segundo idioma. Aprovechando el periodo sensitivo para el desarrollo del lenguaje que se da en los primero 5 años de vida.
  • Kinestésico. Hacen el signo, la información llega a través de la memoria muscular, la siente con su cuerpo, lo asocian a la palabra, al concepto y al objeto o acción, siendo esta forma de adquisición mucho más solida y duradera.

El bebé que aprende los signos, no sólo recibe una herramienta para poder comunicarse, sino que mantiene viva la curiosidad y el deseo de aprendizaje.

Hay un mayor desarrollo cognitivo. Acredolo y Goodwyn llevaron a cabo un estudio con niños pequeños, un grupo de niños participaron en un programa de Comunicación Gestual a los 11 meses de edad, y el otro no. Luego, realizaron evaluaciones a los 2, 5 y 8 años de edad, y los resultados en niños que habían signado fueron los siguientes:

  • ▪ Iniciaban periodos de atención compartida con sus cuidadores de manera significativa, más frecuente que los niños que no habían signado.
  • ▪ Presentaban habilidades más avanzadas en el lenguaje expresivo, aprendían a hablar antes. Es normal, ya que habían sido más expuestos al lenguaje. Cuando se enseña los signos, se hace repitiendo las palabras.
  • ▪ El desarrollo cognitivo se veía favorecido ya que obtenían mejores resultado en los test C.I. Mostraban mas interés por aprender.
  • ▪ Se frustraban menos y no recurrían al grito para llamar la atención.
  • ▪ Capaces de orientar a sus padres hacia lo que les interesaba, sus necesidades y deseos. Se mostraban niños más seguros y más sociables.

Por tanto, utilizar el Baby Signs con nuestros pequeños tiene un impacto positivo significativo en su desarrollo. Cuéntame, ¿no crees que es muy interesante? ¿Te gustaría poder aplicarlo con tu bebé?

COMPARTE!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies