¿Cómo juega mi bebé?

¿Cuántas veces has imaginado durante el embarazo en el día en que por fin tu bebé está en casa y juegas con él? Y llegado el momento no sabes muy bien a qué jugar con tu peque, más allá de decirle cosita, caricias y canciones (que oye, está muy bien).

Lo que debemos tener en cuenta sobre este aspecto es entender en que momento madurativo está y ofrecerle los recursos y el espacio para que pueda jugar libremente.

El juego es una actividad inherente del ser humano y de gran importancia en la infancia. El niño no solo se entretiene mediante el juego, sino que a través de él manifiesta todas las habilidades motoras, cognitivas, emocionales y sociales.

Para un desarrollo pleno es fundamental vivir cada etapa cuando corresponde, por eso es necesario que el juego que se ofrece al niño sea el que dé cobertura a las necesidades del momento madurativo en el que se encuentra. El juego libre se basa en que las acciones del niño sean guiadas por su propio instinto y curiosidad innata y le permite explorar la creatividad y desarrollar la capacidad de encontrar soluciones alternativas a los problemas.

Imagen de thedanw en Pixabay 

Según Jean Piaget, el juego va evolucionando al mismo tiempo que el desarrollo cognitivo del niño, ya que no es mas que una parte del proceso mental. Describe 3 tipos genéricos de juegos:

  1. Juego de simple ejercicio o funcional (hasta los 2 años)
  2. Juego simbólico (de los 2 a los 7 años aproximadamente)
  3. Juego de reglas (desde los 6/7 años hasta los 12)

Hoy me voy a centrar en los dos primeros años de vida del bebé. En esta etapa, según Piaget, el juego predominante es el funcional o de simple ejercicio. Consiste en la repetición de acciones para ver el resultado inmediato y placentero de las mismas.

1º mes de vida: Piaget afirma que en los dos primeros meses de vida no hay ninguna actividad lúdica y el juego aparece a partir del segundo mes. En esta primera etapa se aprecian los reflejos del bebé, una respuesta totalmente involuntaria, ante un estímulo externo.

2º al 4º mes: la conducta del bebé se denomina reacción circular primaria lúdica. El bebe realiza una acción y obtiene una respuesta, no de forma intencionada y le resulta placentero repetirla. Las acciones las realiza con su cuerpo, por ejemplo, mover los pies o llevarse la mano a la boca.

5º al 8º mes: las acciones las empieza a realizar con el entorno, por ejemplo, mover un sonajero. Manipulación constante de los objetos explorándolos sensorialmente. Empieza a surgir cierta intencionalidad en las acciones y cuando logra sentarse descubre el mundo desde una nueva perspectiva.

9º a los 12º mes: se da el gateo y comienza a andar, con lo cual, tiene mayor facilidad para explorar el entorno. En el juego con otras personas, él empieza a tener más protagonismo.

12 a los 18º mes: los objetos pierden importancia porque el niño se está descubriendo a sí mismo. Hay mucha actividad motora para ver qué puede llegar a hacer en su entorno. El inicio del lenguaje oral permite una mayor interacción con el adulto.

18º a 24º mes: el juego de interacción social coge más peso y empieza a llevar a cabo el juego presimbólico. Ya es consciente de la existencia de las cosas, aunque no las vea.

¿Sabías que además de las canciones y los cuentos, el juego es un buen recurso para enseñar los signos a tu bebé?

COMPARTE!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?