¿Por qué coger a tu bebé si llora?

¿Te han dicho que dejes llorar a tu bebé porque así se “ensanchan sus pulmones”? ¿O que cuando llora te está manipulando porque quiere brazos?

Respecto a la primera afirmación, no hay evidencia científica que lo demuestre. Sin embargo, sí la hay sobre lo nocivo que es dejar llorar a tu bebé sin consuelo.

Sobre la segunda afirmación, un bebé es incapaz de recurrir a la manipulación ya que su nivel de desarrollo no se lo permite.

Tania Van den Berghen en Pixabay 

Podemos definir el término “manipulación” como la capacidad de influir de forma intencionada sobre otra persona con la finalidad de conseguir un objetivo concreto. Para poder manipular es necesario:

  1. Ser capaz de entender que las propias acciones tienen consecuencias.
  2. Acceder a la memoria para recordar que cuando lloro, consigo que me cojan en brazos.

Para ambas condiciones es indispensable la intervención del cerebro racional, concretamente de los lóbulos frontales que sintetizan el glutamato. El glutamato es un neurotransmisor que permite el pensamiento lógico e interviene en la formación de la memoria. Es entones que el cerebro puede hacer la relación de si lloro, consigo que me cojan.

Aunque la información que recibe el bebé queda almacenada, no tiene el desarrollo neural para poder acceder a ella. Es alrededor de los 3 años que el niño empieza a tener una memoria consciente desarrollada.

¿Por qué es nocivo dejar llorar a los bebés sin consuelo?

Cuando el bebé llora, su cerebro entra en estado de alarma. Para él está viviendo una situación de peligro (aunque no la haya) sea por hambre, malestar, soledad…

El cerebro detecta un peligro y el hipotálamo entra acción contactando con la glándula pituitaria que libera la hormona corticotropina. Esta hormona llega a la glándula suprarrenal que libera al torrente sanguíneo la adrenalina, inundando al cuerpo de forma inmediata. Aumenta la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria, se agudizan los sentidos y los músculos se tensan, preparando al cuerpo para la huida o el ataque. El bebé no es capaz ni de huir, ni de atacar, así que para asegurarse su supervivencia va a recurrir al llanto para que alguien lo proteja del peligro. Todo este mecanismo no se da de forma intencionada.

 Cuando la percepción de peligro es mantenida en el tiempo, se mantiene la adrenalina en altos niveles, y es entonces cuando interviene el cortisol. El cortisol aumenta el nivel de glucosa en sangre para tener más energía para la acción, y también aumenta los niveles de oxígeno. Cuando el organismo se somete a situaciones prolongadas de estrés, hay una liberación excesiva de cortisol, provocando daños irreparables, especialmente en bebés que están en pleno desarrollo.

El bebé que llora sólo, no tiene los mecanismos para calmarse y reducir los niveles de cortisol.  Necesita del adulto para gestionar el estrés, gracias al contacto se genera la hormona de placer, la oxitocina. Cortisol y oxitocina son hormonas antagónicas, es decir, cuando se libera uno el otro no, y a la inversa.

Al mismo tiempo, reconfortar al bebé cuando llora activa el nervio vago. El tono vagal corresponde a la actividad del nervio vago, el cual se encarga de regular el funcionamiento de los órganos más importantes del organismo. Cuando el bebé llora sólo de forma prolongada, se da un desequilibrio entre estos órganos. El contacto refuerza al tono vagal, que cuanto más alto sea, más eficaz será su respuesta ante el estrés llevando al equilibrio general.

El contacto, por tanto, va a favorecer que el bebé de adulto tenga un mejor mecanismo de autorregulación ante situaciones de estrés.

Una vez más, vemos que el contacto es esencial para un desarrollo óptimo de nuestras crías. Que estamos diseñados para recibir contacto, y es la falta de él el que traer consecuencias no favorables.

Te invito que veas el siguiente video que trata sobre la fisiología del estrés.

APÚNTATE AL CURSO Y APRENDE A SIGNAR CON TU BEBÉ

COMPARTE!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?