¿Porqué signar con tu hijo, si él ya habla?

El uso de la lengua de signos para bebés está principalmente pensado para dotar al bebé de una herramienta de comunicación antes de que pueda hablar. Además de facilitar la comunicación entre bebé y cuidador, hay múltiples beneficios que hacen de los signos un recurso realmente interesante. Si quieres saber más, puedes conocerlos aquí.

Si has llegado al Baby Signs cuando tu hijo ya habla, te preguntarás, ¿vamos a poder sacar provecho a los signos? ¿o ya es demasiado tarde?

¡Por supuesto que podéis sacar provecho!
Yo empecé a utilizar los signos cuando mi hijo pequeño teñía ya 16 meses, y no fue hasta las dos semanas que hizo el primero. Sin embargo, con mi hijo mayor, que en aquél entonces tenía 3 años y medio, me sorprendió lo bien que los acogió. ¡Y es que es muy divertido! Me hacía mucha gracia porque cuando yo no sabia signar alguna cosa, él se lo inventaba. También hemos jugado mucho al “Adivina qué soy”, y mediante signos teníamos que adivinar. Aclarar que, muchos se los inventaba, pero algunos son tan intuitivos que los hacía prácticamente igual.

Signar crea un vínculo muy bonito con tu hijo sin importar su edad.

Al final, decidí poner en practica los signos con ambos. Y es que no solo es divertido y crea complicidad, sino que tiene otros beneficios muy interesantes en caso de que tu hijo ya hable:

  • Fomenta el bilingüismo. Cuando el aprendizaje es sentido, es mucho más eficaz. Se integra mejor la información gracias a la memoria muscular. Así que utilizar los signos para enseñar una segunda lengua, va a facilitar a tu hijo recordar con mayor facilidad la palabra en ambos idiomas. Hace de traductor simultáneo.
  • Estimula la lectoescritura. Enseñando el alfabeto dactilológico, así él experimenta con su cuerpo cada letra y fonema correspondiente.
  • Estimula la motricidad fina. También fundamental para aprender a escribir. Por ejemplo, la grafía corporal que le permite entender los concepto de arriba y abajo, para luego diferenciar la “b” de la “p” y la “d” de la “q”.
  • Seguimos reforzando el vínculo afectivo gracias a la complicidad que sea crea.
  • Integración de la comunidad no oyente. El uso de los signos invita a reflexionar sobre la necesidad del Lenguaje de signos. Transmitimos valor, respeto e integración.
  • Cuando hay una barrera física. Si hay una barrera física o cierta distancia que dificulta o impide la comunicación oral, se puede recurrir a los signos.

Si has llegado al Baby Signs cuando tu hijo ya habla, ¡aprovéchalo! Es fabuloso. Así que, si lo pones en práctica, me hará mucha ilusión conocer tu experiencia.

APÚNTANTE AL CURSO Y APRENDE A SIGNAR CON TU BEBÉ
COMPARTE!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?