¿Qué son los reflejos primitivos del bebé?

¿Le ha pasado a tu bebé que durmiendo tranquilo de repente parece que se da un susto? ¿Tal vez, con a penas pocas semanas, al sostenerlo de sus axilas y colocarlo de pie sobre una superficie parece que quiera caminar? ¿Coge con mucha fuerza tu dedo cuando quieres tocar su manita?

Todo esto es normal y es debido a los reflejos primitivos del bebé.

Imagen de Michal Jarmoluk en Pixabay

Los reflejos primitivos o arcaicos son movimientos automáticos que realiza el bebé al recibir un estímulo. Son totalmente involuntarios, están dirigidos por el cerebro primitivo y tienen una función de supervivencia. Cada reflejo tiene su propia función, que una vez cumplida, será sustituida por reflejos voluntarios controlados por el córtex cerebral

Cuando hay ausencia, persistencia o reaparición de estos reflejos, puede indicar lesiones neurológicas o disfunción en el SNC, dificultando la adquisición de nuevas habilidades.

Hoy comparto contigo algunos reflejos arcaicos del bebé:

1. Reflejo de búsqueda. Cuando el bebé recibe un estímulo en su boca o mejilla, girará su cabecita abriendo la boca para mamar. Necesario para buscar su fuente de alimento, el pecho.

2. Reflejo de succión. Al notar que algo toca en el paladar, empieza la succión ejerciendo presión sobre ese algo (pezón), con la lengua y así poder alimentarse. Reflejo necesario para amamantar.

3. Reflejo de la marcha automática. Cuando sostenemos al bebé en posición vertical sobre una superficie plana, el bebé empieza a mover los pies como si quisiera andar.

4. Reflejo de prensión palmar. Al recibir un estímulo en su palma de la mano, la cierra fuerte agarrando el objeto, nuestro dedo…

5. Reflejo de Babinski. Al estimular el borde externo de la planta desde el talón hacia los dedos, su dedito gordo se estira hacia arriba y el resto de los dedos se abren en abanico a la vez que tuerce el pie hacia adentro.

6. Reflejo de Moro. Ante un ruido fuerte, o la sensación del bebé de caer hacia atrás, reacciona extendiendo sus brazos, sobresaltándose.

7. Reflejo de Galant. Con el bebé en decúbito ventral (hacia abajo), estimulamos a lo largo del lateral de su columna desde la cabeza a glúteos. El bebé arquea la espalda hacia el lado estimulado. Este reflejo es necesario para bajar por el canal del parto.

8. Reflejo de Babkin. Al presionar las palmas de ambas manos del bebé, flexiona sus brazos a la vez que abre la boca, cierra sus ojitos y gira su cabeza.

9. Reflejo de Landau. Al elevarlo desde la zona ventral, como si fuera un avioncito, el bebé extiende sus extremidades y eleva su cabecita buscando una referencia visual.

¿Conocías algunos de estos reflejos?

COMPARTE!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?